domingo, 9 de abril de 2017

EXTRATERRESTRES EN MI HABITACIÓN

Yo fui una de esas niñas miedosas que tenían que dormir con la puerta abierta y algo de luz porque me asustaba que en la oscuridad de mi cuarto pudiera haber algo malo, aunque en mi caso había un motivo muy justificado. Todavía tengo la imagen clara en mi mente de una experiencia que tuve de pequeña.
 
Aquella noche de domingo estaba muy cansada y al acostarme no note que algo acechaba mi habitación. Pasado un rato, acurrucada en la cama, me di cuenta de que la ventana estaba algo abierta y que por el marco asomaba lo que parecían unos dedos alargados y grises. Asustada volví la vista hacia la puerta de la habitación con la idea de escabullirme hacia ella pero entonces pude ver como, desde fuera, una figura grisácea con enorme cabeza y grandes ojos, agarraba el pomo y la cerraba intentando no hacer ruido.
 
No tenía escapatoria, estaba claro que me rodeaban extraterrestres y que seguramente no eran amigos. Mi miedo infantil hizo que me volviera a acurrucar entre las sábanas a ver si con eso podía pasar desapercibida, pero al poco, sentí como alguien se acercaba con pasos sigilosos y de repente noté una mano en mi hombro que empezó a zarandearme con estas palabras: ¡Marta, levántate que ya es hora de ir al cole!... Era mi madre, despertándome y liberándome de mis siniestros visitantes nocturnos.
 
AUTOR: Rafa Fernández.

EN LA ELABORACIÓN DE ESTE BLOG SE HA UTILIZADO INFORMACIÓN Y MATERIAL OBTENIDO EN INTERNET. EN EL CASO DE QUE SE HAYA USADO CONTENIDO QUE PUEDA INCUMPLIR ALGUNA LEY DE DERECHOS DE AUTOR, ROGAMOS SE NOS COMUNIQUE Y SERÁ RETIRADO INMEDIATAMENTE.

No hay comentarios: